Cuidado con el foco

Lo normal es que en las escuelas de management nos enseñen que una de las tareas básicas del emprendedor es la de tener un foco claro de negocio, definirlo bien y perseguirlo a muerte. Lo normal es que siempre se nos diga que la adecuada selección del producto o servicio que vamos a intentar desarrollar en nuestro negocio es la clave para el triunfo del mismo. Luego viene la estrategia para llegar a los mercados y mantenerse en ellos. Encuentra lo que quieres y esfuérzate por mantenerte en el camino adecuado para que tu elección sea exitosa.

Puedo estar de acuerdo con esta apreciación, pero he de reconocer que mi experiencia ha sido otra. En todos mis proyectos empresariales he procurado definir bien ese foco, fijar las estrategias respecto al mismo, organizar las tácticas…; y luego siempre el mercado ha respondido de formas imprevistas poniéndome en la tesitura de cambiar el foco o que el proyecto terminara en fracaso. Así, por ejemplo, Grupo Eidos nació para difundir documentación técnica para desarrolladores y teminó siempre una consultora más que fundamentalmente desarrollaba software, algo que en ningún caso queríamos hacer en el principio. Luarna nació como una editorial digital, pero a los seis meses cuando llevaba facturados unos trescientos euros me vi en la imperiosa tesitura de cambiar el modelo de negocio o perecer; y ahí hubimos de entrar en el mercado de la distribución de dispositivos para lectura electrónica.


“Lucha por el modelo de negocio que quieres hacer, analiza toda la fenomenología del mismo, pero si al final el mercado te arrastra, cambia el foco hacia aquello que puede hacer de la empresa un proyecto sostenible”


 

Por eso, mi consejo es que persigas el foco hasta un cierto punto. Lucha por el modelo de negocio que quieres hacer, analiza toda la fenomenología del mismo, pero si al final el mercado te arrastra, cambia el foco hacia aquello que puede hacer de la empresa un proyecto sostenible. Esa es la principal labor de como emprendedores debemos realizar, crear valor sostenible.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *