El liderazgo en los jesuitas

No es demasiado usual, entre la enorme literatura sobre liderazgo que podemos encontrar en las librerías, hallar algo que pueda decirnos cosas de interés. Y, sin duda, el libro de Lowney nos las dice. En primer lugar porque nos habla de un tipo de organización con más de 450 años de existencia que ha jugado un papel crucial en muchos procesos de la humanidad y, en segundo, porque estamos ante un tipo de corporación que ha hecho de sustentar una determinada ideología sobre el liderazgo, uno de los elementos clave de su existencia. Teniendo en cuanta que de las 100 compañías más importantes de Estados Unidos en 1900 solo 16 seguían existiendo al final del siglo XX, esta enorme duración en el tiempo no parece cosa de tomarse a broma.

lowney-liderazgo-fix

 

Estamos también ante un autor que no solo ha conocido las bases teóricas del liderazgo por su formación jesuita, sino que, además de en la Societas Jesu, ha tenido la oportunidad de ponerla en práctica en el mundo real. Lowney abandona la orden en 1983 para trabajar en JP Morgan, donde durante 17 años fue director administrativo y miembro del comité administrativo en Nueva York, Tokio, Singapur y Londres. En la actualidad, además de escritor y conferenciante habitual, es consultor de la Catholic Medical Mission Board.


“Lowney desarrolla ampliamente los cuatro valores que sustentan el liderazgo: autoconocimiento, ingenio, amor y heroísmo”


 

Quienes me conocen saben sobradamente de mi falta de empatía -dentro de una actitud de respeto- por la iglesia católica en especial y por las religiones en general. Sin embargo, sí he de confesar una especial simpatía por los jesuitas. No puedo dejar de reconocerles que han jugado en muchas ocasiones un papel importante en la protección de los desfavorecidos. Solo hay que recordar episodios como el de la defensa de los indios guaraníes en las reducciones del Paragüay contra el poder absoluto en aquel momento de las monarquías española y portuguesa, su eterno compromiso con la educación, la labor de los jesuitas dentro de la llamada Teología de la Liberación, en la américa latina contemporánea, enfrentándose a las más retrógradas ideas del papado. Y tantas otras cosas.

Esto bastaría para hacer atractivo el texto de Lowney, pero hay mucho más. Veamos, algunas palabras del autor al respecto de  lo que la teoría jesuita sobre el liderazgo nos aporta.

En nuestra cultura de satisfacciones instantáneas hay algo seductor en la perspectiva de comprar un libro antes de tomar un avión en Chicago y llegar a Nueva York siendo ya un buen líder. Los jesuitas no hacen tales promesas. Su visión no se puede destilar en simple técnica; no viene con una lista de tácticas a la medida. Nos ofrecen un rumbo pero nos despiden con preguntas en vez de respuestas prácticas y fáciles de implementar.

La obra no es solo teórica, en el sentido de narrarnos cómo los jesuitas han plasmado su modo de ver el liderazgo. Más allá de esta visión, se centra también en presentarnos varios ejemplos de personajes de la orden que han llevado a la práctica, hasta sus últimos extremos, la forma de ser líder, no solo de los demás, sino de sí mismos.  Se repasan las historias del fundador, Ignacio de Loyola, de sus más directos colaboradores como Francisco Javier y Diego Laínez. Grandes personajes que expandieron el mundo hacia Asia como De Goes,  Mateo Ricci o De Nobili, científicos relevantes como Clavius, reformadores sociales como Diego de Torres Bollo, el impulsor de las reducciones guaraníes en el Paragüay (si no se conoce este tremendo episodio histórico, recomiendo la visualización de la película de Roland Joffe, La Misión), etc. Todas estas historias son inspiradoras y nos ayudan a entender mejor cómo ven los jesuitas el enfoque del iderazgo.

En cuanto a los aspectos teóricos, Lowney desarrolla ampliamente los cuatro valores que sustentan el liderazgo: autoconocimiento, ingenio, amor y heroísmo. De este modo, y como el autor nos indica:

Los jesuitas equiparon a sus aprendices para que triunfaran, formándolos como líderes que

-Entendieran sus fortalezas, sus debilidades, sus valores y tuvieran una visión del mundo;
-Innovaran confiadamente y se adaptaran a un mundo cambiante;
-Trataran al prójimo con amor y una actitud positiva; y
-Se fortalecieran a sí mismos y a los demás con aspiraciones heroicas.

 

De radical importancia es el asunto de los ejercicios espirituales y la instrospección permanente para analizarnos a nosotros mismos y hacer un continuo repaso y autocrítica del camino que estamos siguiendo. Solo reflexionando activa y continuamente podemos seguir las pautas necesarias para conseguir los objetivos que buscamos.

Buscar siempre acciones fuera de lo común, que innoven el mundo, respetando a nuestros colaboradores y reflexionando internamente de forma continua para dirigirnos a nosotros mismos, siempre desde una actitud heroica de compromiso sin límites. Esta es la receta de la Compañía de Jesús para el ejercicio del liderazgo. Lowney nos la presenta de forma brillante y atractiva. Y, desde luego, no debemos echarla en saco roto dado el fruto que durante tantos años ha dado.

En resumen, creo que estamos ante un texto de gran utilidad. No hace falta ser católico practicante para reconocer que lo que nos presenta Lowney es sumamente útil en este mundo donde todo se simplifica en recetas fáciles para seguir sin haber casi siquiera reflexionado sobre ellas.

 

Chris Lowney. El liderazgo al estilo de los jesuitas. Las mejores prácticas de una compañía de 450 años que cambió al mundo, Ediciones Granica, ebook.

2 comentarios en “El liderazgo en los jesuitas

  1. Ismael Caballero

    Hola Antonio,
    Mi jefe me regaló este libro, y lo he empezado a leer, y tengo que reconocer que me está gustando mucho. He recibido muchos libros de coaching, pero en pocos he aprendido cosas tan sencillas y con tanta profundidad como estoy leyendo en este.
    Creo que, a parte de como usted bien dice las connotaciones religiosas, es un libro muy interesante para leer.
    He descubierto su blog por casualidad, pero tras haber leído un par de entradas, me parece que a partir de ahora estaré atento a sus publicaciones

    Contestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *