La gestión del talento: mito o realidad

Uno de los tópicos más manejados por las escuelas de negocio es el de que gestionar el talento en una compañía es una de las imprescindibles claves para el éxito de la misma. A veces se extrema este argumento para intentar concluir que, por sí misma, dicha gestión puede explicar el éxito empresarial de determinado proyecto.

Talento

Antes de concluir mi punto de visto sobre esto, me gustaría especificar que valoro sobremanera las empresas que cuidan a sus empleados y que saben gestionar bien el talento de los mismos. Odio esas compañías donde el trabajador es un número en una hoja excel que se mueve en una dirección u otra en función de ciertos parámetros del negocio. Y, por tanto, sí creo que la gestión del talento y la visión social de la compañía es una factor diferencial clave.


“…valoro sobremanera las empresas que cuidan a sus empleados y que saben gestionar bien el talento de los mismos.”


 

Con lo que no puedo estar de acuerdo es con que este parámetro, por sí mismo, pueda explicar el éxito o el fracaso empresarial. Personalmente creo que la base en la que se fundamenta el que un proyecto triunfe, estriba en haber acertado en el producto o servicio que facilita y con la estrategia necesaria para introducirse, mantenerse y crecer en el mercado. Sentado esto, he conocido proyectos empresariales, auténticos quema personas, que triunfaban a pesar de su nefasta política de recursos humanos y, también, otros que a pesar de haber gestionado de un modo brillante a su plantilla, fracasaban estrepitosamente. Sí pienso que una vez acertado el camino del producto o el servicio y la estrategia y su continuo análisis y evaluación, una compañía que sabe gestionar adecuadamente a las personas que trabajan en ella tiene más posibilidades de constituirse en un proyectos sostenible que otra donde esto no suceda.

También habría que hacer algún tipo de consideración semántica acerca de lo que significa conseguir el éxito en un proyecto empresarial. Si tu proyecto triunfa y te conviertes en alguien de referencia en tu sector a lo largo de todo el mundo, pero todos tus empleados odian ir a trabajar a diario, flaco éxito estás consiguiendo.

También hay que tener en cuenta consideraciones de ciclo económico respecto a este asunto. Podemos encontrarnos con compañías que en su ciclo económico positivo mantienen una buena política en lo que a gestión del talento se refiere. En esos momentos, se valoran más a los directivos que son capaces de establecer un buen ambiente de trabajo, retener a los mejores trabajadores, compensar el compromiso, etc. Sin embargo, cuando viene el ciclo económico bajo, es bastante frecuente que las empresas tengan que cambiar sus prácticas y poner al frente de la nave a ejecutivos que sepan emplear el cuchillo para garantizar la sostenibilidad futura del proyecto. En esos momentos cambian los principios, y criterios mucho más de inmediato economicismo se imponen a fin de garantizar el futuro de las operaciones de la compañía.

En resumidas cuentas, que el principio de la buena gestión del talento como base para garantizar el éxito de una compañía es algo tan difuso como tantas otras verdades empresariales que se nos venden como la clave del triunfo y que luego la práctica diaria convierte en polvo al confrontarse con la realidad.

 

2 comentarios en “La gestión del talento: mito o realidad

  1. Roldayan

    Cuando oigo hablar de empleados y empresa me viene a la mente una frase de Jeff Goldblum (la mosca) en la película “Jurassic Park”. En determinado momento dice ” la vida se abre camino” en referencia a la posibilidad de que un grupo de dinosaurios hembra hayan procreado. La bondad en el ser humano, en mi opinión, es innata, pero cuando la supervivencia de la especie está en juego, representada por resultados económicos, gráficas de resultados, empleos y beneficios en juego, todo cambia de cariz. Como se indica en la escena, se trata de evolución. https://youtu.be/O_Glebk6LLM

    Contestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *