16. Saber con recta intención

Saber con recta intención. Aseguran fecundidad de aciertos. Monstruosa violencia fue siempre un buen Entendimiento casado con una mala voluntad. La intención malévola es una veneno de las perfecciones y, ayudada del saber, malea con mayor sutileza; ¡infeliz eminencia la que se emplea en la ruindad! Ciencia sin seso, locura doble.

Recta intención

 

Un nuevo posicionamiento de nuestro jesuita frente al maquiavelismo y aceptando, contrariamente, una postura ética para moverse en la vida. ¡Infeliz eminencia la que se emplea en la ruindad! Este aforismo es una crítica de la intención malévola y una defensa de la recta. Con un aditamento interesante que es la crítica de dicha mala intención cuando está sustentada en la inteligencia. Si acumulas saber y lo empleas en hacer el mal tu locura será doble. Con esto parece querer disculparse o, al menos, darle un tinte de menor entidad a la mala intención del insipiens, del que carece de conocimientos o talento para distinguir fehacientemente el bien del mal.

Las personas que vivían en el siglo XVII, y Gracián era arquetípico de ellas,  pensaban que habitaban un universo complejo: un lugar donde las personas se habían complicado extremadamente y la sociedad era un caos en el que había que manejarse con una buena brújula para saber acercarse a quienes eran adecuados y alejarse de los malvados. Por supuesto, aquel era un mundo simple comparado con el nuestro, con este universo incierto y volátil del siglo XXI. Si Gracián viviera hoy seguro que empleaba alguna metáfora diferente a la de la brújula. Quizá nos aconsejara usar un potente smartphone de última generación, 🙂 ,  para poder escanear las voluntades de las personas que nos rodean y así poder si su compañía es o no aceptable para nosotros, si la intención de las mismas es recta o torcida, si es la buena o la mala voluntad la que habita en su caletre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *