Saber trabajar con la discrepancia

Parece innato al ser humano acercarse a lo que le es afín y alejarse de lo que es contrario a sus opiniones. Los CEO y otros responsables de compañías, como humanos que son, comparten este supuesto. Lo normal es que cualquier directivo se rodee de gente cercana a sus ideas, a sus principios, a sus tácticas… Parece no haber nada malo en ello, pero con hacer esto nos perdemos una parte muy importante de la realidad, aquella de lo que es diferente a nosotros y que, no tiene por que ser peor. Es esencial para un buen directivo saber trabajar con la discrepancia, integrar en sus equipos a personas que piensen de modo diferente, que nos ayuden a descubrir nuestros puntos flacos. Por más que nos molesten, su presencia es crucial para el buen desenvolvimiento de los proyectos.


“Tener en los equipos de trabajo a personas que piensan de modo diferente es siempre enriquecedor y beneficioso para el proyecto final.”


 

En mi vida profesional he tenido colaboradores altamente discrepantes, de los que te discuten cada una de tus decisiones. Hay gente que no soporta esto y busca siempre el asentimiento. Tener en los equipos de trabajo a personas que piensan de modo diferente es siempre enriquecedor y beneficioso para el proyecto final. Para poder sobrellevar este tipo de organización hemos de fortalecer nuestra capacidad de tolerancia, acostumbrarnos a que la gente nos lleve la contraria sin necesidad de acalorarnos y terminar imponiendo, a veces sin fundamentos consistentes, nuestro punto de vista. También es cierto que hemos de fomentar la educación y las buenas formas en los equipos. Discrepar es bueno, pero siempre de forma amable y considerada para el que piensa de otro modo.

En la vida necesitamos aprender permanentemente. Y lo hacemos mucho más de aquellos que mantienen puntos de vista diferentes al nuestro. Si solo buscamos asentimiento a nuestro alrededor, probablemente vivamos muy cómodos, pero nos perderemos lo esencial del crecimiento personal que necesitamos para una buena experiencia vital.

 

Un comentario en “Saber trabajar con la discrepancia

  1. Pingback: Emprendiendo (X. Socios y colaboradores) - Arte de Prudencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *