Arturo Pérez Reverte. Sabotaje