John Verdon. Arderás en la tormenta