Archivos del autor: Antonio Quirós Casado

Antonio Quirós Casado

Sobre Antonio Quirós Casado

Un tipo extraño que salió hace muchos años de la administración pública madrileña para dedicarse a emprender proyectos empresariales. Hasta el momento se cuentan tres de ellos con fracasos y éxitos en una dosis razonable. Por estudios, Licenciado en Filosofía; por desarrollo profesional, tecnólogo y por inquietudes personales, métome en todo.

        
Elisa López Velasco by Kurt218

Elisa López Velasco

La II República fue pródiga en experiencias educativas. Como muchos historiadores de la misma han remarcado, sus principales dirigentes tenían un fuerte marchamo intelectual por lo que no nos debe resultar extraño que la educación fuera uno de sus principales objetivos. Ello, además, en el contexto de una España donde la pobreza y el analfabetismo eran características esenciales de la sociedad.

Martín Quirós Calero

La guerra de mi padre

Mi padre, Martín Quirós Calero, ya había realizado el servicio militar antes del comienzo de la guerra civil. Él nació en 1912 y, por tanto, era de la quinta del 33. La familia vivía en Arjona, un pueblo de Jaén situado en la campiña norte, en plena región aceitunera. Cuando se produce el levantamiento militar, aquel sábado de julio del 36 él estaba segando con otro grupo de compañeros y alguien fue corriendo a dar la noticia. Pero en la zona no se produjo ningún incidente importante. La zona estaba totalmente controlada por las organizaciones de izquierda y el empuje de las tropas de Queipo que se producía desde Córdoba no llegó hasta el pueblo.

Desazón

¡Qué desazón!

A pesar de que uno mantiene ciertas creencias y principios, he de confesar que la desazón cunde por momentos a poco que observo el panorama social y político nacional. Lo reflejan aquellos versos de Quevedo donde nos decía el buen hombre aquello de que “y no hallé cosa en que poner los ojos que no fuese recuerdo de la muerte”. En parte, eso es lo que me pasa. Mire al ala del espectro político que mire no encuentro nada en que poner los ojos que no sea mediocridad y falta de ideas, o sea vaticinio, crónica de una muerte anunciada.

La ruta del odio

La ruta del odio

Mario sentía como el odio se adueñaba del escenario de su vida. Era como un aguijón que horadaba lenta, pero minuciosamente su piel, sus músculos, sus órganos vitales. Pero no se trataba de un odio cualquiera, abstracto, retórico. Era algo más que concreto. Personal, directo. El odio le daba fuerzas cada día, le mantenía en pie con toda su energía disponible y orientada hacia un solo fin, el menoscabo de su enemigo, de aquel que antaño fue su amigo, su hermano, su compañero inseparable y que ahora representaba para él lo peor que la esencia humana podía aportar.

Praderas de Posidonia

Praderas de Posidonia

¡Cómo nos engañamos! Miramos el horizonte y solo vemos el mar, pero a lo lejos, lo que nos parecen solo unos trazos brumosos, se corresponden con el perfil desvaído de los montes de África. Pensamos que no hay nada en la lejanía, pero allí está la costa. Cuando tenemos algún día muy despejado los perfiles se dibujan con notoria concreción. Lo que no estaba, aparece. Se levanta el velo de las apariencias y se nos muestra la verdad. ¿La verdad? ¿O solo una perspectiva diferente? ¿Una nueva forma de mirar? Si nos hablan de las praderas de Posidonia nos imaginamos unos campos extensos y verdes, copados por eso que desconocemos, la Posidonia. Pero no es así, esa planta es una fanerógama marina, un vegetal que crece en los fondos mediterráneos de la costa de Málaga. Para observar esos imaginarios campos verdes tendríamos que sumergirnos y bucear hasta acercarnos al fondo. Y allí están.

Experimentos Laborales

Experimentos laborales

El mundo que vivimos no tiene precisamente la característica de la quietud. El continuo dinamismo lo preside todo. El cambio permanente es el único valor que permanece inmutable. En medio de esa vorágine hay aún personas, empresas, instituciones que se pertrechan en sus prácticas habituales y se niegan a cambiar, pensando que con ello garantizan la continuidad de su éxito. ¡Enorme error! Solo los que se adaptan a la velocidad del cambio logran moverse razonablemente dentro de él. A esto no es ajeno el mundo de la organización laboral de las compañías. Y es de ello de lo que quería hablar en este artículo, de los experimentos laborales que muchas empresas realizan para mejorar su potencial y posibilitar una mejor relación de las personas que les dan vida.

El pensamiento esclavo

El pensamiento esclavo

El mundo actual presenta algunos aspectos intensamente preocupantes. Problemas medioambientales, auge de la intolerancia, aumento de las desigualdades… Muchas cuestiones que, desde luego, dan para mantenernos en constante alerta. Sin… Leer más »

1 2 3 21