Ni en dioses, reyes, ni tribunos…

Así reza una de las estrofas de La Internacional: “Ni en dioses, reyes, ni tribunos / está el supremos salvador. / Nosotros mismos realicemos / el esfuerzo redentor”, para mí una de las más hermosas. Me gustaría hacer aquí. a través de esta estrofa, algunas reflexiones respecto a la crisis que está sufriendo el PSOE, a colación de la situación creada alrededor de su ex-líder Pedro Sánchez.

Pedro Sánchez

 

Pero parece mentira que siendo este el himno de las organizaciones de izquierda, aún no hayamos aprendido nada de la verdad que quiere transmitirnos. Y, desde mi punto de vista es clara. Los líderes no son lo importante en el proceso de cambio político. Lo importante son las ideas, no a través de quien queremos vehiculizarlas. Y cuento todo esto a colación del follón enorme que se ha liado en el PSOE por el asunto de Pedro Sánchez. Parece que se ha montado una guerra a muerte que puede arrastrar a la marginación al partido más importante y antiguo de nuestro escenario político.


“Los líderes no son lo importante en el proceso de cambio político. Lo importante son las ideas, no a través de quien queremos vehiculizarlas.”


 

La gente sigue votando por la cara, los gestos, los discursos, las palabras vertidas en los programas de televisión por los candidatos. Y no nos damos cuenta de que esas imágenes que se nos transmiten son un puro montaje, una construcción de marketing que se monta entre la imagen que queremos transmitir de nosotros mismos, lo que los equipos de marketing de campaña construyen, lo que la prensa y las redes sociales pergeñan y lo que los electores desean ver a través de sí mismos. Todo mentira. No sabremos realmente si una candidato es bueno para el país, o no, hasta que no haya gobernado. Y no lo sabremos porque sea alto, guapo o simpático sino porque haya legislado de forma adecuada a las necesidades de la nación, porque haya gestionado de forma eficiente y transparente los recursos públicos y porque haya hecho, en general, avanzar al país en el concierto de las naciones. Desde este punto de vista, entre los líderes del partido socialista solo puedo valorar a Felipe González y a José Luis Rodríguez Zapatero. Y, por motivos diferentes, y con niveles distintos, ambos tienen para mi el aprobado necesario.


“Nunca he depositado mi voto en una urna en función de un candidato sino en función del programa del partido al que representa, y así pienso seguir haciéndolo en el futuro.”


 

Por tanto, ¿quien es Pedro Sánchez? Una persona que ha intentado llevar al poder al partido de mi elección y que ha fracasado estrepitosamente. No puedo saber si por falta de carisma, por falta de cintura negociadora o por cualquier otro motivo. La cuestión es que no lo ha logrado, y quien no logra el objetivo para el que ha sido designado, debe dimitir. En el futuro le respetaré más o menos en función de la actitud que tomen él y sus seguidores en los próximos días, en los que se juega mucho el Partido Socialista. Mientras tanto, me importa más lo que decida el próximo Comité Federal o el próximo Congreso, donde se hablará de programas, acciones e ideas, que de la persona que vaya a dirigir el asunto. Sea quien sea, no será un dios y no debemos convertirlo ni en rey ni en tribuno de nada.

Nunca he depositado mi voto en una urna en función de un candidato sino en función del programa del partido al que representa, y así pienso seguir haciéndolo en el futuro.

 

2 comentarios en “Ni en dioses, reyes, ni tribunos…

  1. Roldayan

    PSOE tiene un dilema, si se enfrenta ahora con la abstención tendrá nula capacidad negociadora para llevar a cabo acuerdos programáticos eficaces con el PP y si se va a terceras elecciones sin candidato con una gestor tendrá un paupérrimo resultado y se le castigará como nunca antes se ha hecho. Esto demuestra la nula capacidad interna de los dirigentes y líderes para lavar la ropa en casa. Al menos, espero, que hayan aprendido que al final, deben leer mejor los resultados electorales y disponer de los mecanismos necesarios para consultar a sus bases y militancia con inmediatez para evitar el esperpento, pues es como dices, se vota un programa, unas ideas, es decir se elige a un representante pero la representatividad es otra cosa. Es triste ahora que sea una gestora la que represente a tantos millones de personas decepcionadas ahora mismo.

    Contestar
    1. Antonio Quirós CasadoAntonio Quirós Casado Autor del post

      Tienes toda la razón del mundo. Demasiado tarde para lograr una buena negociación a cambio de la abstención, es algo que se tenía que haber hecho antes. Ahora no queda otra que plantearse políticas a largo plazo, suturar heridas internas, buscar al mejor candidato de entre los posibles, pero pensando que el PSOE tardará décadas en ganar otras generales y, sobre todo, volver a enlazar con la sociedad, leer lo que la gente necesita, lo que busca en un partido de corte socialdemócrata progresista y adaptarse a esos nuevos colectivos de votantes que lo han ido abandonando. Aunque, desde mi punto de vista, esa sangría no es la solo la de Podemos. Siendo esta importante, creo que hay otras muchas que lo son tanto.

      Contestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *