Confederación ibérica

Quizá sea porque nuestros vecinos lusos han ganado la Eurocopa y nosotros fuimos expulsados en octavos, quizá porque en las últimas fechas se han publicado algunas encuestas que indican que más de un 60% de la población portuguesa  estaría por algún tipo de unión política con España, lo cierto es que se han disparado las intervenciones en redes sociales pidiendo que se avance en alguna especie de confederación ibérica.

Ya la quería Saramago y no deja de ser un tema recurrente que con periodicidad salta al debate público. Y es una pena que las dificultades sean tantas como para que se nos aparezca como una tarea imposible. Es una pena porque creo que sería uno de los mejores objetivos que podemos perseguir. Siempre me he mostrado a favor de los esfuerzos que suman y no de los que restan. Por otro lado, cómo negar lo ilusionante que sería ver a la península ibérica al completo con una sola organización política. En estos momentos en que parece que el proyecto europeo se desmorona, una acercamiento de estas características sería ejemplarizante para el resto de nuestros socios.

Pero son tantas las dificultades. Dos países con dos constituciones diferentes, dos sistemas políticos distintos (república y monarquía), dos sistemas fiscales disímiles, dos niveles de renta per capita no armonizados… Sin embargo, no es tarea imposible, una confederación inicial que luego fuera ahondando en procesos de unificación sería quizá un camino a recorrer. Recordemos la unificación de las dos alemanias, ciertamente aquello se hizo por pura absorción de la RDA por parte de la RFA, pero con buena voluntad todo se puede lograr.

Lo malo son los puñeteros orgullos nacionales de cada cual. Siempre surgirían los nacionalismos de un lado y de otro (y me temo que más del nuestro) que solo pondrían piedras bajo las ruedas del proceso.

Para nosotros sería una oportunidad histórica de primer orden. Por la suma de ambos niveles de población nuestro peso en la Unión Europea subiría espectacularmente, podríamos arrumbar toda la vieja simbología de esta piel de toro que tanto ha contribuido históricamente a separarnos. Un nuevo nombre (que bien suena Iberia), una nueva bandera, un nuevo himno nacional (con letra, por favor, que puedan cantarlo los chavales de la selección, je, je…). Y todo tratando de que fueran amplias mayorías quienes lo apoyaran. En fin, aunque no os lo creáis no he fumado marihuana esta mañana, solo estoy soñando un imposible.

Al fin y el cabo el color de la camiseta de ambas selecciones de fútbol, que en el fondo es lo que importa, es el mismo. Podríamos seguir enorgulleciéndonos de La Roja. ¡Oh no! Pero ahora incorporando a Cristiano Ronaldo, ¡Horror!

 

 

3 comentarios en “Confederación ibérica

  1. Ángel Lobato

    Este es un tema, el de la Confederación Ibérica, que surge periódicamente y siempre refleja la voluntad portuguesa de algún tipo de unión con España. Por suerte los tiempos de Aljubarrota y de la tradicional enemistad entre los respectivos dictadores: Salazar y Franco, quedaron atrás.
    A mi, la idea me parece positiva, aunque me temo que no será así para el conjunto de los españoles que suelen mirar a nuestros vecinos un poco por encima del hombro.
    Los portugueses son, en mi opinión, un pueblo pacífico, serio y trabajador. Siempre han estado lejos de considerarse el ombligo del mundo y de pretender dar lecciones al resto de los mortales, cosas ambas que sí practicamos en España, especialmente en la época de Aznar, promotor de la inmensa burbuja en que se convirtió la economía española y de aventuras nefastas como la del “trío de las Azores”.
    Por otra parte, Portugal tiene algunos modelos y prácticas que mejoran los existentes en nuestro país como son:
    * República constitucional vs monarquía hereditaria y con ley sálica de por medio.
    * Voluntad de superar la crisis con una óptica progresista al formar un gobierno que aglutina a las fuerzas de izquierda: partido socialista, bloque de izquierdas y partido comunista. Con ello intentan poner en práctica políticas diferentes a las exigidas por la UE y los “mercados” y que con tanto rigor y entusiasmo se están adoptando en España. Todo un ejemplo para este, nuestro, país.
    Ah! una de las primeras y alentadoras visitas de Pedro Sánchez fue al primer ministro socialista portugués (Costas creo que se llama), aunque no parece haber tenido consecuencias prácticas, por desgracia.

    Contestar
    1. Antonio Quirós Casado

      Ángel,efectivamente creo que la tradicional altanería española sería el peor elemento de cara a avanzar con este proceso. Aunque muchos simpatizamos con nuestros hermanos lusos, la verdad que una buena parte de la población los mira por encima del hombro. De todas formas me ha llamado la atención la muy positiva aceptación en las redes sociales de noticias como esta del porcentaje de portugueses que desearían algún tipo de unión con España. Quizá refleje un cambio de actitud importante de nuestra sociedad hacia nuestros vecinos.

      Contestar
  2. Pingback: Confederación ibérica – AsiPensandoRaro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *